sábado, 1 de septiembre de 2007

SEPTIEMBRE 2007. INICIO. PLAYA BONITA,1991: El lugar es un puerto tropical, rodeado por una playa hermosa, casi el paraíso y en aquellos años 90’s Hugo, nuestro joven protagonista de 16 años,  amanerado y extrovertido, sueña en convertirse en actor un día, mientras ve películas en los grandes cinemas, acompañado siempre por su inseparable amigo Mario, el cual es un año menor que él, introvertido, y al que conoció en el colegio al reprobar un grado hace muchos años, pero es que con las palizas dadas en la escuela y el írsele la vida en cancioncillas y bailes, probándose los vestidos de su madre, Hugo no ponía mucho empeño en la escuela, viviendo siempre en su mente, de sus sueños.

Hugo y su amigo Mario miran una película en el cine, disfrutando cada escena como si la película fuese la más grande. Al salir del cine los dos amigos huyen a la playa, donde se echan en la arena admirando las estrellas, el firmamento. Hugo le jura a Mario que un día será conocido por muchos, famoso, glamoroso como aquellas actrices de las películas. Mario le pide a su amigo que no mencione eso en la escuela, pues por ello a los dos los tachan de maricones sin embargo a Hugo eso no le importa, pues seguro está que, cuando triunfe, todos los maltratos físicos y verbales se le habrán olvidado.

En una casa de barrio de la Gran Ciudad, Malena, una mujer de edad madura, preocupada por su familia y por salir adelante, se atormenta con la fotografía de una extraña mujer y asegura que quizás el destino jamás le perdonará el no haber hecho lo correcto. Se pregunta qué será del destino de todos lo que tuvieron que ver con aquélla terrible tragedia de hace más de quince años... Malena comienza a recordar el pasado:

HACIENDA LA ENCRUCIJADA, 1975. Malena, la costurera de la familia Villaroel, toma medidas a Blanca, la hija de los dueños de la hacienda y que recién ha dado a luz, en compañía de Doña Graciela, la madre de Blanca, quien supervisa el modelo de vestido que se le hará a su hija. Doña Graciela le recuerda a Blanca lo furioso que está su padre por haberse enredado con aquél mal hombre que lo único que le dejó fue un hijo bastardo que jamás será aceptado por nadie. Blanca le promete a su madre que su pequeño hijo será un muchacho de bien si ella la ayuda a educarlo pero Doña Graciela está segura de que nadie querrá casarse con Blanca y hacerse cargo de la infeliz criatura. Al marcharse, Blanca le pide a Malena que la ayude pero la pobre costurera no puede hacer nada.

En su despacho, Don Severiano Villaroel habla con Edmundo, su más confiable ayudante, al que le dice que le tiene un trabajo que debe realizar y por el que a cambio recibirá mucho dinero: Debe llevarse lejos al bastardo que su hija trajo al mundo y matarlo para que no quede rastro de él.

Malena habla con Doña Graciela, a la que le prueba un vestido que le ha cosido, pidiéndole que no sea tan severa con Blanca, la cual solamente cometió un tropiezo que se puede solucionar. Doña Graciela le dice a Malena que los buenos principios, la educación, la moral, son lo más importante, y que Blanca todo lo ha manchado por lo que teniendo un hijo bastardo solamente será señalada y ningún muchacho de su clase querrá casarse con ella.

Blanca arrulla a su hijo y lo besa, colgándole una cadena única y bendiciéndolo. Don Severiano la mira a lo lejos, por medio de la puerta entreabierta y asegura que ese bastardo no puede permanecer en su hacienda, manchando el honor de su familia.

Malena habla con Edmundo, su esposo, al que le dice que extraña mucho remojarse en las playas de Playa Bonita, la cual está a escasos minutos de la hacienda y que es el lugar donde ellos se conocieron y se casaron.
Edmundo se muestra nervioso y Malena le pregunta qué es lo que le sucede. Él asegura que Don Severiano le ha encargado un trabajo demasiado difícil pero que la paga es muy buena.

Don Severiano le confiesa a Doña Graciela el encargo que le ha hecho a Edmundo por lo que deben actuar de inmediato. Doña Graciela teme que Edmundo cometa alguna indiscreción o que Malena se entere y tome cartas en el asunto. Don Severiano confía en Edmundo y asegura que, de cualquier forma, tras haber cometido su fechoría, también lo eliminará.

Blanca sufre el cruel engaño del hombre que solo la embarazó, prometiéndole que siempre estarían juntos. Teme a que sus padres tomen represalias contra su pequeño hijo, al cual ella se aferra pues lo ama demasiado. Don Severiano entra en ese momento y toma a la pequeña criatura, arrebatándosela a Blanca, quién le pide que le diga qué hará. Don Severiano le asegura que ese maldito bastardo no manchará el honor de su familia por lo que se irá de la hacienda a donde nadie vuelva a saber de él. Blanca, llena de pánico y llanto trata de detener a su padre pero Doña Graciela entra y sujeta a su joven hija, a la que le asegura que es lo mejor que pueden hacer por salvar el nombre de la familia. Blanca llora amargamente al saber a su hijo perdido y le grita a su madre cuánto la odia por lo que le han hecho. Doña Graciela encierra a Blanca bajo llave.

En la entrada de la hacienda Edmundo aguarda, nervioso. Es sorprendido por Don Severiano, quién le entrega al recién nacido y una bolsa con muchísimo dinero, pidiéndole que desaparezca por un tiempo y después regrese, cuando haya matado al bastardo. Edmundo huye de la hacienda con el bebé en brazos y al adentrarse a las orillas de la carretera piensa en arrojar al bebé al vacío, sin embargo algo mueve su corazón y decide que no puede hacerlo.

Blanca está desesperada, trata de escapar, de ir en busca de su hijo, pero no puede. Don Severiano aparece y la sacude exigiéndole que se calme. Le asegura que se casará con un joven de sociedad y después tendrá más hijos. Blanca le escupe a la cara a su padre y éste la abofetea vilmente asegurándole que el bastardo que trajo al mundo en esos momentos ya está muerto. Blanca se impacta con la noticia y maldice a sus padres por lo que le han hecho.

Malena duerme y escucha ruidos por lo que sale de su habitación y se dirige a la sala, donde encuentra a Edmundo contando el dinero que Don Severiano le dio. Malena se impacta al ver al recién nacido, al cual reconoce de inmediato. Le exige a Edmundo que devuelva a ese niño y él le confiesa lo que Don Severiano le ha ordenado hacer. Malena cree que deben llamar a Blanca y entregarle al niño, ayudarla a que huya lejos con él pero Edmundo teme a que Don Severiano los descubra y los mate a ellos. Malena le pide a Edmundo que no le haga nada a esa criatura y sale de la casa en busca de un teléfono. Le llama a Blanca pero Don Severiano la niega. Malena insiste y Severiano le asegura que si su esposo Edmundo, comete una estupidez, a los dos y a su hijo los matará. Malena cuelga, regresa a casa y le dice a Edmundo que deben ir a Playa Bonita de inmediato y salvar a ese niño. Ella sabe qué es lo que tienen que hacer.

Don Severiano le dice a Doña Graciela que si Edmundo ha cometido una estupidez, entonces lo matará junto con el bastardo que lleva en brazos.

Malena y Edmundo huyen hacia Playa Bonita, los dos, con el niño en brazos y con su pequeño hijo de cinco años: Ricardo, huyen hacia un nuevo horizonte, abandonándolo todo con tal de salvar a la pequeña criatura...

AÑO 1987. Malena no puede contener el llanto y se culpa por lo que el destino le deparó a esa criatura que tuvo en sus brazos para salvarla. Se pregunta qué habrá sido de ese pequeño inocente.

En Playa Bonita, Hugo y Mario contemplan las estrellas y se dan cuenta de que se les ha pasado el tiempo por lo que los dos muchachos se retiran de la playa, caminando hasta separarse y tomar distintos caminos. Hugo está muy contento. La película que vio en el cine fue espectacular, la noche es estrellada y tiene a un amigo que lo entiende y lo acepta de la manera que es. Pero la suerte no está del lado de Hugo esa noche, por lo que al llegar a su sencilla casa el joven y amanerado muchacho se sorprende al encontrar a Doña Meche, su vecina, en la puerta. Meche  le dice a Hugo que su madre ahora está muy grave y lo ha esperado por mucho tiempo. Hugo acude a la cama de su madre, Nisa, quien recostada y gravemente enferma le confiesa a su hijo que le queda muy poco tiempo y que debe prepararse para lo peor. Hugo llora y le pide a su madre que no lo deje solo pues no tienen a nadie más en el mundo. Nisa le da a su hijo un papel con una dirección y una carta y le pide que vaya a la Gran Ciudad y allí busque, en esa dirección, a Malena, una vieja amiga de Nisa que hace muchos años se fue de Playa Bonita y a la que debe entregarle la carta pues ella lo ayudará. 

Hugo llora amargamente y le suplica a su madre que no lo abandone pues tiene miedo de quedarse solo. Nisa insiste y le pide a Hugo que tome todo el dinero que hay en un baúl que ella guardó siempre en secreto y le pide que le prometa que irá a la Gran Ciudad, buscará a Malena y logrará todos sus sueños. Hugo lo promete y Nisa muere en seguida de un suspiro y de la mano de su hijo, Hugo, quien es consolado por Meche, la vecina, la cual llora con él y le asegura que lo mejor que puede hacer es cumplir la promesa que le hizo a su madre y buscar a Malena en la Gran Ciudad. Por la mañana, Nisa es enterrada y Hugo llora amargamente. Está solo en el mundo y el único ser al que ama se ha ido de su lado para siempre.

Malena prepara el desayuno a Edmundo y es interrumpida por Ricardo, su hijo, quien le avisa que pasará la noche en casa de Chalo, su tío. Malena le pide a Ricardo que no se junte tanto con su tío Chalo, el cual es un bueno para anda que solamente se la pasa en los gimnasios como un vago. Ricardo le pide a su madre que no lo regañe y que mejor le de dinero pero Malena asegura que ella no tiene dinero que darle. Ricardo se lo pide a Edmundo, quien se lo da sin más ni menos. Ricardo se despide de Malena y sale de la casa, dejándola preocupada. Edmundo le asegura a Malena que Ricardo es un buen muchacho y que, como hombre, tiene que gozar de muchos privilegios que las mujeres no tienen y jamás tendrán.

En casa, Mario, el introvertido, mira a escondidas revistas pornográficas para chicos. Escucha los pasos de alguien y las esconde. Su madre le avisa que Hugo lo busca y también le advierte que no le hace feliz que tenga amistad con ese muchachillo, el cual parece maricón. Mario recibe a su amigo y se sorprende cuando Hugo le dice que Nisa ha muerto y él debe ir a la Gran Ciudad. Mario le pide que espere unos días pero Hugo cree que mientras más rápido haga las cosas mejor será para él. Mario llora al despedirse de Hugo, quien le promete que pronto, muy pronto, se volverán a  ver, cuando él, Hugo, regrese a Playa Bonita por Mario. Hugo se va de casa de Mario, con sus maletas en mano, rumbo al autobús que lo transportará a La Gran Ciudad, lugar en donde las estrellas de cine viven, donde todo es glamour, belleza, fiesta, fama... Se va solo a cumplir la promesa que le hizo a su madre, solo en búsqueda de volver realidad sus sueños. Desde lo lejos, Mario lo ve marcharse hasta perderse de vista. Hugo quizás no volverá.

Al caer la noche en su barrio de la Gran Ciudad Malena mira antiguas fotos de Playa Bonita y se pregunta qué habrá sido de Nisa, aquella muchacha a la que hace tantos años no ve y con la cuál comparte un enorme secreto que nadie más sabe. Malena es interrumpida por Edmundo, su esposo, quién le asegura que ha tenido un día muy pesado y que necesita comer. Malena le sirve la cena a Edmundo y le asegura estar muy preocupada por Ricardo, el cuál se ha convertido en un vago y no hace nada. Edmundo le asegura a Malena que ella es la única culpable de que su hijo sea así, por tener tanta mano dura con él. Malena insiste en que su hijo necesita ser reprendido para que se enderece sin embargo Edmundo cree que Ricardo es hombre y que tiene derecho a hacer lo que se le dé la gana. Malena acepta la actitud machista de su esposo mas no la entiende. Ricardo llega a casa y le pide a su “jefa”, como la llama, que le dé de cenar pues tiene mucha hambre. Malena le recuerda a Ricardo que ya ha cumplido 21 años y que no puede andar así por la vida: como un vago. Ricardo le contesta a su madre que, si ella lo sigo molestando, entonces no cenará nada y mejor se irá de la casa. Edmundo le exige a Malena que trate bien a su único hijo o de lo contario el muchacho los abandonará por culpa de ella. Edmundo termina de cenar y antes de marcharse a dormir le entrega a Ricardo un dinero para que se vaya a divertir con Chalo, su tío, hermano de Edmundo.

Camino hacia la Gran Ciudad, Hugo recuerda los días felices que vivió al lado de su madre, Nisa, y observa una fotografía de ella, la cual besa. Promete que pase lo que pase él llegará a ser alguien importante y recordado.

Malena discute con Edmundo sobre la educación que le han dado a Ricardo. Edmundo le asegura que es culpa suya pues es ella la que los llevó a la Gran Ciudad, a la miseria, cuando decidió ayudar a aquélla mujer en Playa Bonita. Malena le pide que calle y que no le recuerde lo que sucedió hace años, por su culpa, por aceptar cometer la peor de las canalladas con un inocente.

Ricardo visita a Chalo, su tío con el cuál se lleva  como un hermano y el cuál es un vividor sin escrúpulos capaz de todo con tal de hacer daño. Chalo lo recibe gustoso y le invita una cerveza. Ricardo se queja de los regaños de Malena y Chalo le propone que lo ayude en el gimnasio para ganarse un dinero pero Ricardo es holgazán y cree que el trabajo y la escuela no son para él. Chalo le asegura a Ricardo que si se ejercita y viste bien, puede conseguirse a la mujer que quiera y que ella le pagará absolutamente todo.

Hugo llega a la Gran Ciudad de madrugada y cree que no puede buscar a la amiga de su madre a esas horas por lo que decide dormir en la central de autobuses, recordando su trágica pérdida y deseando que la ciudad le brinde lo mejor para realizar sus sueños de salir en las películas que tanto le gusta ver en los cinemas.

Malena tiene un presentimiento y no deja de recordar a Nisa. Se pregunta que habrá sido de esa pequeña muchacha, amiga, suya a la que le pidió ayuda hace dieciséis años.

Al estar a solas Chalo mira revistas pornográficas mientras se toca a sí mismo. Está drogado y borracho y mientras se toca, gimiendo de placer, menciona el nombre de Ricardo, su sobrino.

Muy temprano, por la mañana, Hugo baja de un taxi y se dirige a tocar a la puerta de la casa de Malena. Es interrumpido por Ricardo, quien también está llegando. Ricardo le pregunta qué es lo que se le ofrece y Hugo se lo dice. Ricardo entra a casa y le avisa a Malena que un maricón la busca. Malena acude a la puerta y se impacta cuando Hugo le dice que es hijo de Nisa y que ella ha muerto. Le entrega la carta que Nisa le escribió. Malena hace pasar a Hugo y lee la carta, llorando amargamente. Le promete al muchacho que ella lo va a ayudar y que él no tiene de qué preocuparse. En ese momento aparece Edmundo, quién al ver a Hugo le pregunta quién es. Malena le dice a Edmundo que el muchacho es el hijo de una amiga que acaba de morir y que ellos deben ayudarlo.

Cerca del mismo barrio, en una casa de clase media alta, habita un chico de 16 años llamado Giovanni, entregado al deporte, a los estudios y seguro de que en el futuro su vida será perfecta. Giovanni es popular entre las chicas por su guapura sin en cambio aún no se decide por una novia, pues su gusto por los chicos lo confunde. Giovanni vive con sus padres y aunque acude a la escuela más cercana, su madre siempre le recuerda que son de clase social elevada por lo que no tiene que hacer amistad con los pelandrujos del barrio.

En el colegio, Mario se pregunta a si mismo si Hugo se encuentra bien. Sonríe y se siente mejor, asegurándose que Hugo es fuerte y todo le saldrá muy bien.

Edmundo se da cuenta de que Hugo es amanerado por lo que asume que el muchacho es homosexual y por lo tal se niega a que Hugo se quede en casa, asegurando que ya tienen demasiados gastos como para tratar de ayudar a alguien. Malena le dice que tienen que ayudar al muchacho porque su madre ha muerto y su madre era Nisa. Impactado, tras escuchar eso, Edmundo recuerda de golpe, al igual que Malena, todo el pasado, asustándose. Malena decide entonces que el muchacho se quedará y le da la bienvenida a Hugo prometiéndole que lo ayudará y que se puede quedar en la casa a vivir con ellos como un hijo más. Ricardo estalla y le hace saber a su madre que él no está dispuesto a dormir bajo el mismo techo que un maricón. Edmundo apoya a su hijo y decide que por esa sola razón Hugo no se puede quedar pero Malena estalla y asegura que ellos tienen el compromiso de ayudar a Hugo, pues se lo deben a la vida. Finalmente, a pesar de las oposiciones de  Ricardo, Edmundo acepta que Hugo viva en su casa pero exige que no sea por mucho tiempo.

Mario visita la playa, lugar en el que pasaba horas con Hugo y desea que a su amigo le vaya bien. Promete que muy pronto lo alcanzará en la Gran Ciudad.

Chalo se entretiene en el gimnasio, donde habla con Chico, un muchacho sin oficio ni beneficio con el cuál Chalo hace negocios sucios. Chico le entrega a Chalo el dinero que recolectó. Son sorprendidos por Ricardo, quien furioso le cuenta a Chalo que un maricón ha llegado a vivir a su casa.

Malena instala a Hugo en la recamara de Ricardo, con quien compartirá el lugar. Hugo asegura que si Ricardo y Edmundo no lo aceptan entonces él podría irse a otro lugar y trabajar. Malena le asegura que no tendrá que trabajar y que irá a la escuela a terminar sus estudios.

Edmundo es atormentado por los recuerdos y considera que la llegada de Hugo les traerá problemas a él y a su familia.

Accidentalmente, en la calle, Hugo y Giovanni se conocen. Hugo cree haberse enamorado a primera vista pero Giovanni le rehúye pues nada quiere tener que ver con maricones. Nancy, una vecina de 16 años, amiga de Malena, se le acerca y le asegura que Giovanni y su familia son odiosos y se sienten ricos aunque también sean pobres. Nancy le ofrece su amistad a Hugo pues se siente atraída a él.

Por la noche Chalo se presenta en la casa de su hermano Edmundo para conocer a lo que él llama su “nuevo sobrino”. Al conocer a Hugo, Chalo se sorprende y no hace más que reírse de él a la vez que Ricardo. Malena le pide a Chalo que si lo único que puede hacer es burlarse entonces no vuelva más por su casa.

Giovanni se reprime pues aunque él quisiera fijarse en las chicas lo que más le atraen son los hombres. Cree que de ser homosexual sus padres podrían reprimirlo. Es interrumpido por Claudia, su madre, quien le pide que le diga que sucede pero Giovanni calla.

Malena cose a máquina pues desea terminar los vestidos de sus clientas. Hugo la ayuda y ella le pregunta si no le gustaría aprender a coser. Hugo confiesa que sí y Malena le promete que ella le enseñará sobre costura.

OCTUBRE 2007. Edmundo habla con su hermano Chalo, al que le dice que no puede tener a Hugo en su casa. Chalo, con malas intenciones, le propone a Edmundo que el muchachito viva con él en su pequeño departamento pero Edmundo cree que Malena jamás aceptará eso.

Ricardo y Chico se roban un automóvil el cuál desmantelan de inmediato para después vender las autopartes.

Malena prepara a Hugo para acompañarlo a la preparatoria, donde lo presenta asegurando que es un buen muchacho y que responderá siempre, aunque Hugo antes le confiesa que es pésimo estudiante. Malena confía en él y le promete que lo ayudará en todo. Hugo se sorprende cuando le muestran su salón de clases: ¡Le toca sentarse al lado de Giovanni! ¡El chico que le gusta! más al portarse amable Giovanni le advierte que no pueden ser amigos porque en la escuela nadie es amigo de un maricón. Eso lastima profundamente el corazón de Hugo pues el racismo lo persigue hasta en la Gran Ciudad.

En el gimnasio, Chalo no deja de pensar en el inocente rostro de Hugo y se sonríe siniestramente pues cree que ha encontrado a la víctima perfecta.

En el colegio Hugo la pasa solo pues nadie desea ser su amigo. Giovanni lo observa desde lo lejos y le pide que lo acompañe a los baños. Giovanni le asegura que pueden ser amigos pero que nadie debe verlos juntos. A Hugo eso le hace mucha ilusión, principalmente porque Giovanni es el chico con el que todas las chicas de la clase sueñan.

Malena mira una fotografía de Nisa y le promete que Hugo será un muchacho de bien y que jamás, nunca, sabrá la verdad de su origen, sin embargo Edmundo desea que el muchacho se vaya lejos, donde no lo puedan encontrar pues teme por él y su familia.

Hugo y Giovanni se han hecho amigos y se alegran al saber que viven por el mismo rumbo. Son descubiertos por Claudia, quien le exige a su hijo que se aleje de Hugo pues debe frecuentar solo a chicos de su misma clase social. Tanto Hugo como Giovanni se ríen en complicidad, ignorando las palabras de Claudia.

Ricardo y su amigo Chico se reúnen con Chalo en el gimnasio. Chalo hace demasiadas preguntas sobre Hugo y Ricardo le asegura a su tío que el tal Hugo es un maricón. Chalo sonríe malévolamente debido a sus retorcidos planes.

Malena cose y Hugo siente ganas de aprender por lo que ella le presta algunas telas para que el muchacho aprenda. Se sorprende de la rapidez con la que Hugo ha aprendido y le insiste para que cuando termine la prepa estudie diseño de modas y los dos pongan una casa de modas muy muy grande. Hugo abraza a Malena y le jura que ya la quiere como a su mamá.

Ricardo y Chico molestan a Nancy, quien los ignora y le pide a Ricardo que en lugar de molestarla mejor le presente a su nuevo hermano, el cual a ella le atrae demasiado. Ricardo no puede creer lo que está escuchando.

Chalo se presenta en la casa de Malena y se da cuenta de que Hugo ha aprendido a coser, por lo que le propone al muchacho que, para ganarse algunos pesos, le haga unas cortinas sencillas y así practique. Hugo se emociona y a pesar de que Malena insiste en que ella hará esas cortinas, Hugo desea hacerlas pues se siente atraído a Chalo, el cual lo cita en su casa.

Giovanni no deja de pensar en Hugo, el cuál le gusta, sin en cambio cree que el muchacho es demasiado afeminado y eso le resta puntos, ya que a Giovanni no le interesa que los demás sepan que es homosexual.

Hugo se presenta en la casa de Chalo para tomar medidas de las cortinas. Se sube en un banco y chalo lo observa desde atrás, tocándose, por lo que se le acerca al ingenuo muchacho de 17 años y le acaricia el trasero. Hugo se pone nervioso y Chalo, para calmarlo, le dice que le mostrará algo que le gustará. Bajo se desnuda ante Hugo, al que baja del bango, recuesta, y le introduce su enorme y apetitoso pene en la boca. Hugo la mama pero sigue estando nervioso.

Nancy visita a Malena, a la cuál le dice que está enamorada de Hugo. Malena se alegra y le promete que la ayudará a conquistar al muchacho, aunque será difícil. Nancy se ilusiona.

Ricardo le asegura a Chico que no permitirá que Nancy se acerque a Hugo, al cual odia por ser homosexual.

Hugo es fornicado por Chalo, sintiendo un enorme dolor en el ano a consecuencia del enorme falo del activo. Lo único en lo que piensa es en el mar de Playa Bonita. Al terminar de fornicarlo, Chalo se ducha mientras Hugo se queda pensativo en la cama. Chalo, en la bañera, no puede acreditar haber fornicado a Hugo, sale de inmediato y lo toma violentamente asegurándole que si abre la boca de lo que ha sucedido lo matará.

Giovanni no deja de pensar en Hugo y cree que es homosexual más tiene miedo. Está seguro de que quizás si se hacen novios los descubrirán, pero desea estar con el muchacho.

Hugo llega a casa agitado y asegura que no le sucede nada. Se encierra en su habitación y Nancy va tras él. Le confiesa su amor y Hugo la rechaza asegurándole que él es diferente y que quizás le gustan los hombres. Nancy le promete que ella lo ayudará y lo besa. Son descubiertos por Ricardo, quien se abalanza contra Hugo y lo golpea. Edmundo apoya a su hijo y le asegura a Malena que Hugo solo ha llevado problemas. Hugo se zafa de los golpes de Ricardo y sale de la casa, perdiéndose entre el bajo barrio, llorando y lamentando que su suerte sea tan mala. Acude a la casa de Chalo, al que le pide que lo deje quedarse. Chalo le confiesa que lo dejará quedarse solo si repiten lo que momentos antes hicieron. Hugo accede.

Malena abofetea a Ricardo, al que no baja de infeliz. Edmundo le exige a Malena que se calme y que no le vuelva a poner la mano encima a Ricardo pues ella no tiene ningún derecho sobre él. Malena asegura que es verdad y desesperada le asegura a Ricardo que ella no puede abofetearlo ni corregirlo porque él no es hijo de ella. Ricardo se sorprende con la noticia.

Chalo fornica a Hugo violentamente y el chico se queja de sentir demasiado dolor. Chalo arranca en furia y termina de golpearlo, asegurándole que si no accede a fornicar, lo matará. Hugo, sangrando de la cara, lleno de moretones, es violado por Chalo, quien al venirse se zafa del chico y le escupe.

Ricardo le dice a Edmundo que si Malena no es nada suyo entonces no quiere vivir bajo el mismo techo que ella por lo que hace que su padre tome una decisión: O Malena, su esposa, o Ricardo, su hijo. Malena les asegura a los dos que no tienen por qué decidir nada pues ella se larga de la casa con Hugo, pues ya está harta de tantos pleitos y malos entendidos.

Por la mañana Hugo no se presenta en el colegio, cosa que preocupa a Giovanni, quién a la salida se topa con Malena, a la que le pregunta por el muchacho. Malena le cuenta que Hugo ha desaparecido y que necesita encontrarlo.

En casa de Chalo, Hugo despierta adolorido y llora amargamente por lo que le ha sucedido. Siente ganas de morirse e ir al cielo con su madre, quién se le aparece y le pide que sea fuerte y que luche por sus sueños, pues él es su princesita, la que un día llegará a ser una reina. Hugo reacciona y jura que triunfará sobre todas las cosas.

Chalo se sorprende al enterarse que Malena está buscando a Hugo pero no les dice a Edmundo y Ricardo que el muchacho está en su casa. Edmundo asegura que extrañará a Malena pero que definitivamente no puede vivir bajo el mismo techo en que duerma un homosexual.

Giovanni y Malena encuentran a Hugo en la calle por lo que ella lo lleva de inmediato a un hospital. Giovanni los acompaña.

En el gimnasio, Chico se da cuenta de que la policía está buscando a Chalo pero no da el pitazo por no verse sospechoso. Cuando le preguntan si lo conoce, él lo niega.

Edmundo no deja de pensar en Malena y no desea que ella se marche pues durante muchos años han estado juntos. Desea decir la verdad para deshacerse de Hugo de todas las formas posibles sin embargo no se atreve pues teme a que los fantasmas del pasado cobren vida en el presente.

Mónica se preocupa por la ausencia de su hijo en casa y teme a que algo le haya sucedido o que la gente del barrio le haya hecho algo.

En el hospital, Giovanni habla con Hugo, quien asegura que morirá. Giovanni le promete a Hugo que, si se salva, en cuanto salga del hospital serán novios. Eso alienta a Hugo, quien se emociona. Giovanni le da a Hugo su primer beso de amor.

Chalo llega a su departamento con Ricardo y allí ambos se drogan. Ricardo sale del lugar sin sospechar nada. Le preguntan dónde vive Chalo y él dice donde exactamente. ¡Es la policía! ¡Y han ido a detener a Chalo! Ricardo huye del lugar.

Malena le pide a Hugo que le diga quién lo golpeó en las calles pero Hugo no dice nada de Chalo por temor. Hugo asegura no querer vivir más con Ricardo y Edmundo, por lo que regresará a Playa Bonita. Malena le pide a Hugo que no lo haga pues ella lo ayudará y lo sacará adelante con o sin Edmundo, pues se lo debe y está en deuda con él. Hugo abraza a Malena y la llama Mamá. Ambos lloran, abrazados.

Chalo es acusado por traficar con drogas y es condenado a algunos años en prisión, cosa que sorprende a Ricardo y Edmundo, quienes le dan la espalda.

Malena recoge sus cosas del departamento y se muda con Hugo a otro lugar de la ciudad, donde viven y mientras ella cose ajeno y hace ropas para sus vecinas, el muchacho se ve con Giovanni. Malena acepta al relación de los muchachos y les asegura que ella siempre hará todo lo que esté en sus manos para que sean felices.

Edmundo no puede vivir sin Malena y resiente el haber rechazado a Hugo mientras que Ricardo solo se vuelve aún más vago y junto con Chico molesta a Nancy, quién no deja de despreciarlo y la cual, por medio de Giovanni sabe cómo están Hugo y Malena.

Chalo sufre dentro de la cárcel y no deja de pensar en Hugo y en lo que le hizo. No se arrepiente pero tiene ganas de matarlo por ser un homosexual. Es Chalo el que se siente abusado.

Mónica no entiende la actitud de su hijo al desaparecerse siempre por lo que un buen día lo sigue en su auto, toda la ruta hasta la nueva casa de Malena. Se sorprende al pillar a Giovanni besándose con Hugo, por lo que acusa a Hugo de ser un anormal que pervierte a su hijo. Malena defiende a los muchachos y Mónica la amenaza con denunciarla. Giovanni es llevado por la fuerza y al poco tiempo es enviado a una escuela al extranjero, causando un gran dolor en el corazón de Hugo.

LA GRAN CIUDAD, AÑO 2000: Han pasado los años y Hugo ha alcanzado los veinticinco. Su máximo es Marilyn Monroe y desea ser como ella. Besa la foto de su ídolo y sale de casa vestido de mujer. Recibe chiflidos, insultos y aplausos de los vecinos, quienes solamente se burlan de él. Hugo les manda besos y se dirige a un antro gay, en el que se ha inscrito para concursar como reina de belleza en la final a nivel nacional, ahora bajo el nombre de WANDA. Al llegar es abordada por sus amigas Esmeralda y Rubí, quienes le aseguran que las Mistchics se han inscrito al concurso también. Wanda asegura no tener miedo.

En casa, Malena observa uno de los vestidos que “Wanda” usa y observa una foto de Nisa, a la que le pregunta qué habrá pasado con aquélla familia a la que no había visto hace tantos años.

HACIENDA LA ENCRUCIJADA: Don Severiano Villaroel, moribundo, le confiesa a Blanca que ha descubierto que su hijo no fue asesinado hace 25 años y que se encuentra vivo. Blanca le suplica a su padre que le diga en donde está su hijo y Severiano asegura que hubiera sido mejor que esa criatura muriera. Severiano muere sin remordimientos. Blanca llora en los brazos de Doña Graciela, quien le asegura que buscarán a su hijo hasta encontrarlo.

Wanda y sus amigas recorren el antro llamado LES MADAMES, hasta toparse con las Mistchics: Candy, Heidi y Cherry, la cabecilla del grupo, quién le asegura a Wanda que no ganará y como cada año será eliminada en la segunda ronda. Wanda trata de no hacer caso y en ese momento aparece Leda, quién riega su cocktail sobre el claro vestido de Wanda. Las demás se ríen de ella y Wanda corre al baño a tratar de desmancharse el vestido. Leda les confiesa a las Mistchics que detesta a Wanda y por ser la presidenta del concurso se encargará de que nunca gane.

Malena se emociona con los vestidos que le ha hecho a Wanda, desde que ésta era Hugo... Se pregunta cómo serán las fiestas en “Les Madames” y decide vestirse para irle a echar porras a Wanda. Malena se caracteriza como toda una reina travesti, con lentejuelas, brillos y plumas... sale de casa hacia el antro gay para apoyar a Wanda.

El concurso de lleva a cabo en el antro de Les madames pero Leda impide que Wanda pueda inscribirse. Wanda le exige que le diga porqué y Leda le asegura que le falta aún mucho para ser la reina de la noche. Wanda no puede creer lo que le han hecho y arma un borlote por lo que es sacada por la fuerza del lugar. Afuera se encuentra con Malena, a quien le dice que nuevamente no la han dejado concursar. Malena exige que las dejen entrar y le entrega a Wanda un vestido hermoso con el que ganará mientras que Malena acude a Leda para decirle que va a inscribir a alguien. Leda no sabe quién es Malena por lo que acepta y Malena inscribe a Wanda bajo el nombre de Stephanie Madrigal de Limantour. Leda anota el nombre y le asegura a Malena que no le promete que Stephanie gane.

Por las calles nocturnas de la Gran Ciudad, un hermoso joven, Adán, decide visitar Les Madames esperanzado a cumplir un sueño. Cerca de donde él camina, un apuesto joven, adinerado, Jorge Luis del Olmo, maneja su deportivo, preocupado por los sentimientos encontrados que en él existen y que por temor al rechazo y a la sociedad ha decidido callar.

Leda discute fuertemente con Berion, el stripper más famoso de todos los tiempos y su novio. Desde lo lejos Candy, Sandy y Heidi se burlan de la situación, pues saben que nadie se le puede acercar a Berion y que Leda es famosa por mandar a asesinar a quien se atreva a siquiera besar a su jóven y apetitoso amante. Ambas son llamadas a escena pues ellas hacen el performance que inicia el espectáculo.

Blanca sufre por el hijo que hace años le fue arrebatado y Doña Graciela le asegura que muy pronto lo encontrarán, cuando encuentren a Edmundo y Malena. El investigador les informa que la criatura no creció con Malena y Edmundo, si no con una mujer que se encuentra en Playa Bonita. Una esperanza nace en el corazón de Blanca, la cual desea encontrar a su hijo perdido.

Leda presenta a la última participante de la noche: Stéphanie Madrigal de Limantour. Todos se sorprenden al contemplar la hermosura de Wanda, quién luce un hermoso vestido y un peinado que atrapa la atención de todos, incluyendo la de Berion. Leda no puede creer que la hayan engañado y que Wanda sea la más hermosa de la noche. El público se rinde a los pies de Wanda, con aplausos, porras y fanfarrias. En ese momento entra al lugar Adán, quién queda sorprendido con la belleza del travesti. El súper travesti.

En la Mansión Del Olmo, Dulcina habla con Leonel Villareal, su joven ahijado, con el que habla de su hijo Jorge Luis, argumentando estar nerviosa por la soltería de su hijo. Leonel asegura que, en cuanto se case, Jorge Luis cambiará y la hará abuela pronto.

Wanda se siente feliz de estar en el concurso, el cuál gana convirtiéndose en la señorita Travesti del año, haciendo morir de envidia a las Mistchics y a Leda, quien jura que los días de Wanda están contados.
Jorge Luis es sorprendido por Leonel, quien le hace saber que Dulcina está demasiado preocupada por él. Jorge Luis le pide a Leonel que no se meta en sus asuntos pero Leonel no puede evitarlo, pues en el fondo está enamorado del hijo de su madrina y está dispuesto a hacer lo que sea por él.

NOVIEMBRE 2007. Malena felicita a Wanda por lo que ha logrado en el concurso. Wanda está feliz, se sorprende cuando Berion se le acerca para felicitarla. Berion le besa la mano, la abraza y le da un eufórico beso, siendo sorprendidos por las Mistchics, quienes de inmediato se lo hacen saber a Leda, la cual llega a armar un escándalo y a abalanzarse contra Wanda a la que jura que matará, más Wanda es defendida por Malena, quien abofetea a Leda asegurándole que nadie, absolutamente nadie, puede ponerle una mano encima a Wanda. Tanto Malena como Wanda salen del lugar con la corona de reina. En la calle buscan un taxi y son sorprendidas por Adán, quién se ofrece a llevarlas. Malena trata de negarse pero Wanda la convence de que suban los tres al taxi. Lo hacen abandonando Les Madames, donde Leda arma un escándalo y le jura a Berion que la próxima vez que la engañe matará a la que se atreva. Berion le asegura estar amargada y que muy pronto la abandonará pero Leda le recuerda que el día que la abandone será cuando firme su sentencia de muerte. Las Mistchics apoyan a Leda, sirviéndole tragos, peinándola y dándole masaje, en los camerinos.

Rubí y Esmeralda festejan el triunfo de Wanda bailando en la discoteca. Son sorprendidas por Berion, quien les pide que le den el teléfono de Wanda, pero las dos chicas se niegan pues saben que leda es capaz de matar a su amiga si se entera de que Berion está interesado en ella.

En casa, Malena cuenta todo el dinero que Wanda ganó en el concurso y asegura que ese dinero lo guardarán para que Wanda pueda hacerse la operación que tanto desea hacerse para cambiar de sexo.

Wanda platica con Adán en la calle. Adán le asegura estar emocionado con ella y que desea conocerla más a fondo. Adán es más chico que Wanda pero en ella nacen emociones que la hacen ilusionarse. Los dos están a punto de besarse y son sorprendidos por Berion, quien le dice a Wanda que necesitan hablar.

Leda sabe que tras ganar el concurso Wanda tiene el derecho a presentarse con su show en Les Madames, por lo que les pide a las Mistchics que hagan un plan para frustrarle sus funciones y así hacer que el público la deteste, pues leda se niega a que le quiten su legado como la reina de todos los travestis.

Adán se ha marchado y Wanda habla con Berion, quien le asegura que al verla en el concurso se ha enamorado. Wanda le exige que deje de burlarse de ella y que no le provoque conflictos con Leda. Berion besa a Wanda, asegurándole que él es capaz de todo por ella. Wanda le pide que se detenga pero él no se contiene. Toma la mano de Wanda y la lleva a su enorme y vigoroso miembro. Wanda se sorprende y entonces decide irse a la cama con él, sin importarle que Leda se entere... pero se enterará, pues las Mistchics los han espiado.

Blanca acude a Playa Bonita en compañía de Doña Graciela. Ahí se entera de que Nisa murió hace muchos años y de que su hijo también se fue del lugar, Blanca le pide a su madre que entonces se muden a la Gran Ciudad, sonde buscará a su hijo hasta encontrarlo y que para ello se convertirá en una nueva mujer. Blanca se usará su fortuna para convertirse en una mujer de mundo y encontrar a su hijo perdido.

Berion llega a su cuarto de vecindad y allí se encuentra a Leda, quien le pregunta en donde ha estado. Berion asegura que ha estado caminando. Leda le desabrocha el pantalón, le huele el pene y enseguida lo cachetea y sale del cuarto. Berion se hecha en la cama y sonríe vilmente, apostando que al enamorar a la futura reina de la noche tendrá segura la comodidad a la que Leda lo ha acostumbrado, ahora que está cansado de ella.

Wanda está ilusionada y se lo hace saber a Malena, quien le aconseja que mejor busque a alguien digno de ella y no a Berion o a Adán, los cuales son muy diferentes a ella y quizás solo han decidido tomarle el pelo pero Wanda cree que haber ganado el concurso ha hecho que los hombres pongan los ojos en ella y eso ha comenzado a cegarla, deslumbrándola.

Leonel no sabe qué hacer para atrapar a Jorge Luis y cree que con engaños podrá hacer que él desee estar con él, mientras que Dulcina solo espera que su hijo no ponga los ojos en una andrajosa.

Jose Luis vive atormentado, desquiciado, no sabe qué hacer para que su madre olvide la terrible idea de casarlo. Teme a decir un oscuro secreto que guarda... así que toma su auto y sale de la mansión pero en un crucero se topa con Wanda y Malena. Wanda y él quedan flechados al mirarse a los ojos el uno del otro.

Adán se revuelca en la cama con un amante el cuál le hace una felación y al que enseguida le da dinero por sus servicios. ¡Es Ricardo! ¡El hijo de Edmundo! Adán le exige que lo deje solo y vuelva después. Ricardo cuenta su dinero y se marcha y Adán solamente piensa en lo que hará con Wanda, a la cual no quiere, ni siquiera le gusta, pero con la que se le ha antojado jugar.

Wanda recuerda a Jorge Luis y Malena le pide que deje de soñar pues ese tipo de hombres no se fijan en otros hombres y mucho menos en vestidas como Wanda, quien asegura que le haría mucha ilusión que Nisa estuviera con él y lo viera. Malena recuerda que la verdadera madre de Wanda está viva, pero no puede decírselo.

Dulcina le recuerda a Jorge Luis que desea nietos muy pronto y él le pide que tenga paciencia. Leonel se acerca a su madrina y le pide que se calme y que deje que Jose Luis haga su vida a su manera y que no se impaciente. Dulcina abraza a Leonel, asegurándole que él parece más hijo de ella que el propio Jorge Luis.

Wanda desea nuevo vestuario y acude a un tianguis, en donde se encuentra con Adán, el cuál le ofrece que sean amigos y la invita a desayunar garnachas. Wanda asegura que desea ser la reina de la noche y Adán le promete que él la ayudará.
Berion tiene una fuerte discusión con Leda, quien le asegura que no le dará absolutamente nada más. Nada. Él se burla de ella y le asegura que ya tiene quién le de lo que busca. Leda le asegura que si intenta algo con Wanda, entonces los dos lo lamentarán.

En el tianguis de ropa, Adán le cuenta a Wanda sobre un chico que no tiene absolutamente nada y al que él ayuda a veces. Wanda se lleva una fuerte sorpresa cuando Adán lo presenta con Ricardo, al que reconoce y por el cual siente lastima, por lo que le hace saber más tarde a Malena que su hijo se prostituye y solo para comprar drogas. Malena siente una fuerte tristeza por la situación de Ricardo y decide que lo ayudará, porque tanto ella como Wanda van en su busca y le ofrecen ayuda.

Leda habla con las Mistchics, a las que les pide que se unan para hundir a Wanda y sacarla de Les Madames. Candy, Sandy y Heidi están dispuestas a hacerlo, pues en el fondo envidian a Wanda por haber tenido respuesta por parte de la audiencia.

Jorge Luis nuevamente se topa con Wanda, quien no deja de observarlo y sueña con él, pero Jorge Luis cree que Wanda en verdad es una mujer por lo que no pone sus ojos en ella ya que Jorge Luis ¡Es homosexual!

Leonel está dispuesto a hacer lo que sea con tal de atrapar a Jorge Luis por lo que acude a una bruja para pedirle ayuda. La bruja le asegura que muy pronto alguien se interpondrá en su camino pero que en él, en Leonel, está todo para seducirlo y hacerlo suyo con una fuerte pócima que la bruja le da.

Malena le pide a Ricardo que vaya a vivir con ella pues desea ayudarlo. Ricardo acepta.

Wanda vuelve por la noche a Les Madames, donde ofrece un show que a todos sorprende, sin embargo hay demasiadas fallas de audio y al quererse cambiar de vestuario lo encuentra roto. Leda la interrumpe para apresurarla pero Wanda no puede dar show sin vestuario, sin en cambio conserva el mismo y sale a la pista donde el público nuevamente le ovaciona a pesar de las interferencias de Leda y las Mistchics.

Jorge Luis duerme y es interrumpido por Leonel, quien le asegura que escucha ruidos en su habitación. Jorge Luis le pide que se tranquilice y lo deje dormir. Leonel se acomoda en la cama del atractivo chico al cual al paso de un rato comienza a manosear. Jorge Luis no entiende que pasa y sigue haciéndose el dormido mientras que Leonel se agasaja con su musculoso y sensual cuerpo, hasta extraer de entre los calzoncillos su enorme falo y comenzarlo a mamar.

Berion felicita a Wanda y le invita un trago. Leda los interrumpe y abofetea a Wana asegurándole que a su novio nadie se lo quitará. Berion trata de calmar a Leda pero esta le revienta una botella de cerveza en la cabeza por lo que el stripper va a dar al hospital.

Ricardo no duerme, solo piensa en la manera de conseguir dinero para comprar más drogas por lo que busca entre las cosas de Wanda y encuentra mucho dinero que ella ha ahorrado. Se lo roba y a escondidas sale de la casa en busca de drogas.

Wanda acude al hospital para ver a Berion pero leda le prohíbe que lo vea y le asegura que si no sale de su camino lo lamentará pues no será al primero que asesine así tenga que regresar nuevamente a la cárcel. Wanda asegura que Berion es solamente un amigo pero Leda no le cree.

Jorge Luis responde a las caricias de Leonel y ambos fornican, siendo Leonel el pasivo.

Adán consuela a Wanda y le asegura que lo mejor es que se olvide de Berion. El joven muchacho la besa apasionadamente y le acompaña hasta su casa para fornicar. Wanda se sorprende al encontrar su habitación hecha un desastre ¡Ricardo le ha robado sus ahorros! Malena no puede creer lo que han hecho en sus narices y de inmediato llama a la policía y acude a levantar una denuncia pues considera que no es justo lo que Ricardo ha hecho.

Ricardo ha acudido a su tío Chalo, al que le dice que sabe el paradero de Malena y Hugo, el cual ahora se hace llamar Wanda. Le entrega el dinero y Chalo le da las drogas, para tomarlo de la cabeza y empujarlo hacia su pene, el cual Ricardo, drogado, succiona con alevosía mientras Chalo solo fuma y piensa en vengarse de Malena y Wanda.

Blanca se ha instalado en la gran ciudad con Doña Graciela, en una lujosa mansión que han comprado. Contratan al detective Rubio, para que encuentre a su hijo perdido. Desgraciadamente Blanca no tiene fotografías de los que pudieran saber de su hijo, pero confía en que muy pronto dará con él. Sale a la calle y ante ella se presenta su vecina: Dulcina Del Olmo, quien le asegura que serán excelentes amigas.

Malena no puede creer que Ricardo haya sido capaz de robarles por lo que decide ir en busca de Edmundo para exigirle que ayuden a recapacitar al muchacho. Wanda decide acompañarla y al abrir la puerta ¡sorpresa! Chalo ha salido de la cárcel y está frente a ellas. Les asegura que tienen que hablar. Malena lo corre pero el entra a la casa por la fuerza, toma por el cuello a Wanda y le jura que se las pagará.

Ricardo busca en el tianguis a Adán, al que le dice que necesita quedarse en su casa un tiempo. Adán le asegura que lo ayudará solo si le da la mitad del motín que le robó a Wanda. Ricardo asegura ya no tener ese dinero y entonces Adán le hace saber que si no se arreglan monetariamente no lo podrá ayudar por lo que Ricardo Regresa a casa de Chalo y le quita la mitad del dinero que le ha robado a Wanda para entregárselo a Adán, quién lo cuenta y cree que al lado de Wanda tendrá que olvidarse del tianguis.

Wanda y Malena no se explican cómo es que Chalo pudo encontrarlas. Malena reacciona y cree que Ricardo es cómplice de Chalo por lo que quizás Adán también lo es. Wanda decide ir en busca de Adán para hablar con él.

Jorge Luis piensa en lo que ha hecho con Leonel durante la noche y para refrescarse se da un baño en la piscina. Dulcina le informa que saldrá por lo que Leonel aprovecha para escabullirse en la piscina y sorprender a Jorge Luis, al que bajo el agua le practica una sorprendente felación haciendo estallar de placer a Jorge Luis, al que Leonel le confiesa amarlo. Ambos se besan y vuelven a fornicar de manera inimaginable.

Wanda busca a Adán en el tianguis y le exige que le diga porqué la ha engañado y porqué planeó todo con Chalo y Ricardo. Adán asegura que él no conoce a Chalo y que Ricardo solo había sido su amante un par de veces pues se dedica a la prostitución. Wanda le cree a Adán, quien aprovecha para pedirle que sea su novia. Wanda decide que lo pensará.

En el hospital, Berion discute con Leda, quien lo besa apasionadamente y le chupa el pene. Berion no responde a las caricias de leda, quien le asegura que si trata de engañarla la próxima vez el que muera será él.

Rubí y Esmeralda visitan a Wanda pero no la encuentran por lo que Malena les cuenta lo que ha sucedido. Rubí y Esmeralda aseguran que a Adán nunca nadie lo había visto en Les Madames hasta la noche en que Wanda ganó el concurso.

Jorge Luis le pide a Leonel que no lleven las cosas más lejos pues no desea que Dulcina sepa que son homosexuales. Leonel lo promete asegurándole que tiene ganas de que jueguen más. Los chicos se revuelcan en la recamara de Jorge Luis.

Wanda va a Les Madames a prepararse para el show de esa noche y se topa con Candy, quien le dice que leda no descansará hasta verla destruida pero a Wanda eso no le preocupa y le manda a decir a Leda que ella no tiene la culpa de que haya envejecido y de que su joven y apuesto novio haya puesto los ojos en una más joven. En cuanto Candy le dice eso a Leda, el travesti estalla en furia y jura que matará a Wanda.

Malena considera que lo mejor que puede hacer es mudarse para que Chalo no las pueda encontrar ni a ella ni a Wanda. Encuentra un anuncio en el que solicitan Sirvientas. Le aconseja a Wanda que tomen ese trabajo pero Wanda no desea dejar el show business sin en cambio sus planes cambian cuando llega a la mansión del Olmo, donde se vuelve a encontrar con Jorge Luis.

Blanca hace amistad con Dulcina y a Graciela le parece que la mujer es demasiado buena. Dulcina finge preocupación por la situación de Blanca, la cual solo desea encontrar a su hijo.

Wanda y Malena comienzan a trabajar como sirvientas y Jorge Luis no deja de mirar a la travesti, pues sospecha que detrás de su hermosura algo esconde. Se atreve a hablarle. Ambos juguetean hasta que cupido hace de las suyas y los dos se besan apasionadamente. Jorge Luis se sorprende al descubrir que Wanda es hombre sin embargo eso no le afecta.

Leonel planea que Jorge Luis sea suyo a toda costa y desea casarse con él por lo que le pregunta a Dulcina qué pasaría si su hijo fuera homosexual. Dulcina estalla pues considera que Jorge Luis es la salvación de la Familia del Olmo y debe darle herederos.

Adán habla con Ricardo, quien le pide dinero nuevamente. Adán se lleva a Ricardo a la cama y tras fornicarlo lo echa como una basura asegurándole que no desea volver a verlo. Ricardo le suplica que lo ayude pero Adán se niega y busca a Wanda en la vecindad pero no logra encontrarla.

Berion no deja de pensar en Wanda y eso llena de celos a Leda, quien asegura que jamás permitirá que alguna otra travesti esté con el hombre al que ella más ama por lo que decide acabar con la vida del stripper, cortándole el aire en el hospital.

Chalo está sediento de venganza y jura que no descansará hasta destruir a Wanda más ahora no sabe dónde encontrarla.

Blanca visita a Dulcina y está a punto d encontrarse cara a cara con Malena pero Wanda lo impide al interponerse en el camino. Dulcina estalla contra Wanda y le asegura a Blanca que esa muchacha tiene algo muy raro que no le gusta.

Leda se atormenta por la muerte de Berion sin embargo cree que ha sido lo mejor el haber cortado el mal de raíz. Las Mistchics le dan el pésame y todas juran eliminar a Wanda a como dé lugar.

Leonel se acerca cada vez más a Jorge Luis para seducirlo pero el apuesto muchacho solo piensa en Wanda, despreciando las caricias de Leonel, quien se atormenta pues está verdaderamente enamorado de Jorge Luis.

Wanda escapa de la mansión del Olmo de noche para ir a hacer su show a Les Madames, donde se encuentra con Adán, el cual le exige que le diga donde vive. Adán se sorprende al enterarse que Wanda está viviendo en una mansión por lo que cree que podrá sacar provecho.

Dulcina piensa en lo que Leonel le ha dicho sobre la homosexualidad de su hijo y sufre, pues jamás le ha conocido una novia a Jorge Luis.

DICIEMBRE 2007. Wanda hace su show y antes de terminar cae del escenario debido a una broma de Leda y sus  amigas, quienes se burlan de ella. Wanda sale del escenario y Leda, en el camerino, la amenaza con un arma de fuego, asegurándole que si no se marcha de Les Madames, la matará. Wanda se asusta y sale huyendo del lugar tropezándose con Jorge Luis, quien le asegura que la ha seguido y la ha ido a ver. Ambos huyen juntos hasta llegar a las afueras de la ciudad y alli, en el auto, entregarse su amor, ardiendo en pasión sexual.

Tempranamente el timbre de la casa suena, cosa que desespera a Dulcina. Es Adán, quien busca a Wanda. Malena le suplica que se marche pero Adán desea pasar. Dulcina los descubre y le exige al muchacho que se marche. Estalla y va en busca de Wanda pero no la encuentra, por lo que sube a la habitación de Jorge Luis, acompañada de Leonel, allí descubren a Jorge Luis durmiendo con la sirvienta. Dulcina estalla en furia y  toma a Wanda de los cabellos para sacarla de la cama de su hijo. ¡Se sorprende al descubrir que la larga melena es peluca! Wanda llora, preocupada y Dulcina no hace más que abofetearla. Malena entra en defensa de Wanda y Dulcina las corre. Jorge Luis asegura estar enamorado de Wanda, quien sale huyendo de la mansión tropezándose en la calle con Blanca, quien le pregunta qué le sucede. Wanda le cuenta lo que le ha sucedido y Blanca la consuela. Adán aparece y le pide a Wanda que escapen juntos.

Malena prepara sus cosas para irse de la mansión y al ir saliendo descubre a Wanda hablando con Blanca por lo que se sorprende ¡Teme a que la hayan encontrado! ¡No sabe qué hacer!

Leonel sufre por el amor de Jorge Luis, al que le pide que le dé una oportunidad. Dulcina asegura a su hijo que para que ella acepte su homosexualidad, entonces debe ser amante de Leonel y de nadie más.

Blanca lleva a Wanda a su casa y le promete que allí la empleará. Wanda asegura no estar sola y que Malena está con ella. Al escuchar ese nombre Blanca se sorprende y pide conocer a esa mujer pero para cuando llegan a la mansión del Olmo, Malena ya se ha ido, sola y triste llorando en un Taxi, deseando que Wanda sea feliz con su verdadera madre.

Jorge Luis discute con Dulcina asegurando estar enamorado de Wanda. Sale de la casa, furioso, y Leonel le asegura a Dulcina que deben ser inteligentes apra separar a Jorge Luis y la Travesti.

Wanda le muestra a Blanca una fotografía de Malena y esta se altera asegurándole a Doña Graciela que quizás Wanda sea el hijo que le arrebataron hace muchos años. Eso lo escucha Adán, quien se sorprende con la noticia.

Blanca confirma que ha encontrado a su hijo perdido cuando Wanda le cuenta toda su vida. Al escuchar el amor con el que se expresa de Nisa, Blanca cree que no debe matar la imagen materna que Wanda tiene pero decide callar y ayudarla siempre. Le propone que juntas se asocien y abran un congal en algún lugar, donde Wanda sea la estrella. Wanda asegura querer encontrar a Malena y abrir su congal en Playa Bonita.

Malena sufre porque cree que ha perdido a Wanda. Se encuentra con Chalo, quien le exige que le diga en donde está el travesti. Malena se niega a decírselo y Chalo le clava un puñal, hiriéndola de gravedad. Ricardo los observa a lo lejos y llama a una ambulancia pero jamás da la cara. Malena es llevada a un hospital, donde permanece inconsciente. Debido a eso Wanda no la puede encontrar y al paso de unas semanas decide irse a Playa Bonita con Blanca y Doña Graciela.

Dulcina y Leonel lamentan que Wanda esté viviendo con Blanca pues por esa razón está cerca de Jorge Luis, sin embargo les causa alegría que la vulgar travesti se vaya a marchar de la ciudad.

Jorge Luis habla con Wanda y le pide que le diga a qué lugar irá pero ella considera que ambos pertenecen a mundos distintos y que lo suyo no puede ser. Wanda termina con la relación que apenas estaba comenzando pero Blanca le entrega a Jorge Luis una tarjeta con la dirección del lugar donde estarán.

En el hospital, Malena llora amargamente pensando en cuál será su destino ahora que se ha quedado completamente sola.

PLAYA BONITA: Wanda se sorprende al regresar a su lugar de origen después de muchos años y de inmediato acude a mirar por fuera la pequeña casa donde vivió toda su infancia al lado de Nisa. Nadie la reconoce pues en aquella pequeña costa la gente solo recuerda a Hugo, el chiquillo que hace muchos años dejó de ser. Blanca llora amargamente por el amor que Wanda le tuvo a Nisa, la cual no fue su verdadera madre.

En su puesto en el mercado, Adán habla con Ricardo, quien nuevamente le pide dinero. Adán se niega pero Ricardo le asegura que si le da dinero, le dirá cuál es el paradero de Malena. Adán acepta y al saber dónde se encuentra la mujer, acude a ella para decirle que ya sabe que Blanca es la verdadera madre de Wanda y que él quiere saber dónde la puede encontrar.

Jorge Luis se encuentra triste por la partida de Wanda. Leonel trata de consolarlo pero Jorge Luis lo rechaza. Leonel le asegura que si se sigue encaprichando con el travesti sufrirá tontamente pues al travesti jamás lo volverá a ver. Jorge Luis le asegura que se equivoca y que irá en busca de Wanda.

Wanda camina a la orilla del mar de Playa Bonita y se sorprende al toparse con un apuesto joven, de su edad, casi, al que se siente atraída. Ese joven la mira y la reconoce de inmediato, por lo que la llama por su nombre: Hugo. Ambos amigos se abrazan ¡Hugo y Mario se han vuelto a encontrar!

Graciela le aconseja a Blanca que le diga la verdad a Wanda acerca de su maternidad pero la mujer teme a que su hijo lo rechace. Graciela desea volver a la hacienda también pero Blanca solo piensa estar al lado de su hijo ahora que lo ha encontrado.

Wanda le propone a Mario que trabajen juntos en el cabaret que ella pronto abrirá. Mario acepta administrarlo, conjugándolo con sus otros trabajos de administración.

Ahora que sabe el paradero de Wanda, Adán empaca sus cosas y toma un autobús hacia Playa Bonita, dispuesto a hacer una gran fortuna con Wanda como motín.

Leonel piensa en la manera de hacer que Jorge Luis se olvide de Wanda. Dulcina también está preocupada por los sentimientos de su hijo y maldice a la travesti. Leonela le asegura que no tienen otra salida: Si Jorge Luis va en busca de la vestida, ellos irán detrás de él.

Blanca le entrega a Wanda el dinero que necesita para abrir su propio espacio. Mario ayuda a su amiga y consiguen un lugar el cual convierten en el mejor de los tugurios gay del lugar. Deciden abrirlo en cuanto sea posible. Escapan a la playa y allí Wanda se encuentra con Adán, quien le asegura que ha ido a buscarla porque está enamorado de ella. Wanda está de espaldas a Jorge Luis, quien también ha ido a buscarla. Cuando Adán se da cuenta de ello la besa apasionadamente asegurándole que él siempre estará a su lado y le ayudará en todo lo que sea posible.

Malena acusa a Chalo de lo que le ha sucedido ante la policía, la cual busca al malvado criminal  y lo vuelve a detener. Ricardo visita a Malena, quien le pide que se reforme, que busque un trabajo y que sea un hombre de bien. Malena pregunta a Ricardo por Edmundo. Ricardo le dice que desde que ella los abandonó Edmundo volvió a Playa Bonita. Malena hace que Ricardo le prometa que por su propio bien cambiará y él lo hace. Ambos deciden unirse nuevamente y comenzar otra vez.

Con ayuda de Blanca, Adán y Mario, Wanda deja listo el lugar en el que representará sus shows y en el que la gente se divertirá. Los cuatro están completamente felices pues pronto comenzarán juntos una nueva aventura.

Jorge Luis ha regresado a la ciudad, frustrado. Leonel le espera en la cama. Pensando en que Wanda ha preferido a Adán, Jorge Luis cae en las redes de Leonel, quien canta victoria.

Doña Graciela regresa a la hacienda y se lleva una enorme sorpresa al encender las luces de la sala y encontrarse allí a Edmundo, quien le da las buenas noches. Graciela le exige que se marche y Edmundo le asegura que tiene algo que decirle pero todo lo que pueda decir ya es sabido. Es Doña Graciela quien lo sorprende a él confesándole que Blanca ha encontrado a su hijo y que ellos dos deben alejarse para no hacerlos sufrir más. Blanca llora ante un altar pues no acepta que su nieto sea un homosexual.

Adán aconseja a Wanda que vivan juntos y no molesten más a Blanca, seguro de que de cualquier forma ella los beneficiará. Blanca apoya a Adán y le aconseja a su hijo que se una a un chico maravilloso y trate de ser feliz. Wanda acepta sin sospechar lo que le espera.

Malena y Ricardo se presentan en Playa Bonita y sorprenden a Edmundo, quien está solo y derrotado. Malena le asegura que no es tarde para volver a empezar y que juntos nuevamente pueden ser la familia que alguna vez fueron. Edmundo se hinca ante Malena, se aferra a ella y le pide que lo perdone.

En la cárcel, Chalo se comporta de manera rebelde y es golpeado por varios de los reclusos, los cuales lo dejan casi inconsciente y abusan sexualmente de él.

Dulcina celebra con Leonel el éxito de haber logrado que Jorge Luis olvide a Wanda, pero ambos desean eliminarse entre sí pues Dulcina no desea que su hijo se case con otro hombre y Leonel no desea que su futura suegra se interponga en su camino. Ambos deciden que deben eliminarse el uno al otro, sin embargo festejan.

Jorge Luis se atormenta con el recuerdo de Wanda más cree que lo mejor será olvidarla.

Wanda inaugura su centro de espectáculos el cual está completamente abarrotado. Todos los homosexuales del lugar desean verla y ella se presenta como la Reina de la noche. Todo es un absoluto éxito. Mario se encarga de la caja y Adán ayuda a meserear, captando la atención de muchos de los ahí presentes. Wanda cree que por fin su sueño se ha vuelto realidad sin sospechar las nuevas peripecias que se le avecinan. Blanca, por su parte, está feliz pues su hijo está alcanzando todo lo que siempre soñó y que ella antes no pudo darle.

Jorge Luis sale de casa y Leonel aprovecha para poner veneno en los alimentos de Dulcina, la cual también pone veneno en las bebidas del muchacho. Ambos se juntan a brindar y cenar, envenenándose el uno al otro hasta retorcerse en el suelo, muriendo lentamente, sorprendidos por la sorpresa y traición mutua.

 A los oídos de Divina, una adinerada transexual de Playa Bonita, llega el rumor de que el nuevo centro de espectáculos travesti es todo un suceso. Divina estalla en furia pues ella posee un emporio que ha logrado a base de centros nocturnos exitosos. Se encierra en su enorme despacho con Nataniel, su joven amante, al que le dice que debe ir e investigar quién es el dueño de ese lugar, el cual si es todo un éxito, deben comprar.

Wanda está feliz por el éxito obtenido. Adán no deja de besarla y decirle que de ahora en adelante todo será felicidad y riqueza.

Mario le comenta a Blanca que sospecha que Adán no es un buen chico pero Blanca confía en el muchacho y cree que ama verdaderamente a Wanda.

Malena extraña a Wanda y por medio de vecinas se entera de que el travesti está en la playa por lo que acude al centro nocturno, donde la ve actuar. Ambas se impresionan al mirarse y Blanca se estremece en cuanto se ve frente a frente con Malena, a al cual se acerca y la invita a que sean amigas. Malena y Blanca se dan un fuerte abrazo, sorprendiendo a Wanda, la cual les pregunta si se conocen. Ambas asientan que sí, pero no le dicen a Wanda cómo es que se conocieron hace tiempo.

Nataniel le informa a Divina todo lo que ha investigado sobre Wanda y su centro nocturno. Divina, envidiosa y egoísta, desea comprarlo pues no soporta que alguien pueda tener más éxito que ella. Para calmar su furia besa a Nathaniel, al que le chupa el pene y le exige que le haga el amor de manera violenta.

Mario se alegra al encontrarse con su novio, Flávio, quien ha regresado de un viaje por Europa. Mario le cuenta sobre el centro nocturno y sobre Wanda, a la que le presenta. Flávio se sorprende al conocer a Adán, del cual queda flechado a primera vista.

Jorge Luis sufre por la muerte de su madre y ha heredado una cuantiosa fortuna que no sabe cómo utilizar, así como las empresas de la familia. Decide que irá a Playa Bonita y luchará por Wanda, a la que no puede olvidar.

Malena se reúne con Blanca en la playa y le cuenta como ha sido su vida desde hace años, cuando tuvo que huir impidiendo que Edmundo matara al pequeño Hugo y cómo fue que lo entregó a Nisa. Las dos mujeres visitan la tumba de la supuesta madre de Wanda.

Wanda está generando dinero y Adán la felicita por su éxito. Wanda le muestra al muchacho todo lo que le ha comprado en el centro comercial y le entrega como paga una fuerte suma de dinero. Adán cree que tiene a Wanda en sus manos. Ambos hacen el amor.

Flávio y Mario tienen sexo y Flávio no hace más que preguntar por el novio de Wanda. Mario siente celos de Adán y le pregunta a su amante si está interesado en ese chico. Este asegura que no pero la verdad es que sí.

Jorge Luis entierra a su madre y toma un vuelo a Playa Bonita, instalándose en una lujosa casa que ha comprado.

Wanda cree que más gente debe trabajar para ella. Queda encantada al conocer a Stevono, quien ha decidido dejar de trabajar para Divina Noir solo para trabajar en el que ahora es el mejor centro de espectáculos de Isla bonita. Stevono es gogo dancer y hace espectáculos sadomasoquistas. Wanda lo contrata de inmediato a pesar de que Adán le aconseja que no lo haga. Stevono les hace una demostración que los sorprende.

Flavio coquetea con Adán, quien decide tener una aventura con él, ambos se hacen amantes engañando a Wanda y a Mario.

Jorge Luis busca a Wanda y le pide que hablen pues él está completamente enamorado de ella. Wanda asegura ser feliz con Adán sin sospechar que éste la engaña con Flávio.

Nathaniel está harto del mal carácter de Divina, quien le asegura que si lo deja lo matará pero a él eso no le importa y un día caminando en la playa se cruza con Mario, con quien se desahoga. Ambos se hacen amigos sin sospechar lo cercanos que son a las enemigas más grandes de la jotería en Playa Bonita.

Wanda se siente confundida pues ama a Jose Luis pero también a Adán. A los dos por Igual. Wanda no sospecha que Adán le esté robando dinero. Malena y Blanca la aconsejan para que se decida por uno de los dos apuestos hombres.

Malena y Ricardo, que hace las paces con Wanda, comienzan a trabajar en el antro, despertando Ricardo un enorme éxito entre la concurrencia. Adán se siente celoso y le asegura a Wanda que nadie lo va a sustituir. Stevono se burla de él y le aconseja a Wanda que se cuide pues Adán está vendiendo drogas dentro del establecimiento. Wanda no cree en eso y considera que Stevono está celoso de Adán.

Divina le exige a Nathaniel que se encargue de hacer algo para lograr que Wanda se marche de Playa Bonita. Blanca los interrumpe y exige hablar con Divina, a la que le dice que no puede hacer nada contra Wanda porque Wanda ¡Es su hija! La hija que procreó con Blanca cuando Divina era heterosexual!

En casa, Wanda le pregunta a Adán si es verdad que vende drogas y le roba y el estalla, drogado, por lo que la golpea vilmente asegurándole que si le tiene desconfianza la matará. Wanda llora amargamente y piensa en Jose Luis, el cuál jamás la hubiera tratado así.

Nathaniel conoce a Jose Luis y se enamora de él, decide conquistarlo y Jose Luis se da cuenta, dejándole en claro que su corazón le pertenece a alguien más.

Adán busca a Flávio y le pide que escapen juntos pues él tiene mucho dinero. Mario los descubre y termina con Flávio, el cuál decide fugarse con Adán, quien se lleva todo lo que puede de casa de Wanda, incluyendo el dinero de sus ahorros y las joyas.

Wanda se entera de lo sucedido al llegar a casa. Malena estalla en furia y no comprende como Adán pueda ser tan malagradecido. Wanda se siente destruida y en ese momento llega Divina, quien le jura que la ayudará. Blanca le pide a Wanda que acepte la ayuda de Divina. Jorge Luis también le brinda su apoyo.

Adán goza del dinero al lado de Flávio, con el cual fornica lleno de pasión, sin en cambio Flávio se muestra serio pues siente remordimientos. Adán le exige que se olvide de lo demás y que ambos disfruten.

Blanca le confiesa a Wanda que Divina se llamó Ismael hace muchos años y que es su padre. Wanda no lo puede creer ¡su padre es el travesti más grande de todos los tiempos! Divina le propone a Wanda que hagan show juntas.

Nathaniel busca  a Jorge Luis, al que le confiesa su amor. Jorge Luis le pide al muchachito que no insista pues no puede amarlo, por lo que Nathaniel se refugia en los brazos de Mario, quien le aconseja que se olvide de Jorge Luis y busque amor en alguien más, pero que se lo diga a Divina pues no es justo que la engañe.

Stevono bromea con Ricardo, al que le pide que pruebe la homosexualidad. Ambos se han hecho buenos amigos pero Ricardo se fija en una bella muchacha de la playa, llamada Marimar, de quien se enamora perdidamente.

Las fiestas en el centro nocturno de Wanda son un rotundo éxito, principalmente por las apariciones de Divina.

Blnca habla con Graciela, quien insiste en que el mundo de perdición no es lo de ella, por lo que hará un viaje por el mundo, olvidándose por un tiempo de todo lo sucedido. Blanca abraza fuertemente a su madre y le agradece el haberla ayudado a recuperar a su hijo.

Wanda decide regresar con Jorge Luis, quien le pide que se casen en una linda joti ceremonia en Playa Bonita. Wanda acepta.

Nathaniel habla con Divina, a la que le asegura no ser feliz a su lado y desear encontrar el amor con alguien más joven. Divina le devuelve a Nathaniel su libertad pero le retira todo lo que una vez le dio, dejándolo en la ruina.

Flávio sigue comportándose raro ante Adán, quien se harta de él y le exige que se marche. Flávio asegura amarlo epro Adán lo golpea cruelmente asegurándole que ya no lo necesita. Flávio se marcha y va en busca de Mario, al que le pide perdón por haberlo engañado. Mario no lo perdona pero Stevono le aconseja que lo haga, pues en el fondo Flávio e sun buen chico.

Nathaniel conoce en la playa a Mikiel, de quien se hace amigo. Ambos se identifican y deciden fornicar. Los dos se entienden y deciden juntarse y ser pareja.

Edmundo le pide a Malena que deje ser libre a Hugo y no siga en el mundo gay, pero Malena no puede ya que siente un gran amor por aquél muchacho al que ella vio convertirse poco a poco en reina de la noche.

Pasa el tiempo y Wanda es feliz al lado de Jorge Luis, con quien se junta a vivir en una linda mansión.

Divina decide juntar sus fuerzas con Wanda y entre las dos inauguran el antro gay ams garnde de todos los tiempos llamado Reinas de la Noche.

Nathaniel es feliz con Mikiel, con quien abre un pequeño abr y les va muy bien. Ambos se aman y deciden casarse a la orilla del mar.

Ricardo le pide a Marimar que se casen y ella acepta. Después de vender pescado en la playa ¡ama la jotería del ambiente!

Malena se dedica a hacer el vestuario de las reinas de la noche mientras que Blanca muere repentinamente, dejando toda su fortuna a su único heredero: Hugo, es decir, La Wanda.

Adán se pierde en las dogas y se gasta todo lo que le robó a Wanda. Es llevado a un hospicio para indigentes donde le diagnostican VIH+

Nathaniel está completamente enamorado de Mikiel y se lo hace saber a Mario, quien se resiste a perdonar a Flávio. Nathaniel le aconseja que lo haga, Mario siente la necesidad de su ex, al ver a Nathaniel y Mikiel tan enamorados, tocándose, abrazándose y besándose en todo momento.

Wanda sufre la pérdida de Blanca y Divina y Malena la apoyan. Wanda lamenta que sus dos madres le duraron muy poco tiempo. La abuela Doña Graciela regresa y  decide apoyar a Wanda en los shows, cantando, pues ella siempre quiso ser cantante ¡Es todo un éxito!

Stevono es la sensación y muchos hombres desean estar con él, solo que cobra demasiado caro. No desea enamorarse, si no vivir su vida y ser completamente feliz haciendo felices a los demás.

Mario busca a Flávio y ambos deciden reconciliarse. Se besan y se abrazan. Vuelven a ser los mismos de antes.

Nathaniel fornica sin cesar con Mikiel, su esposo, al que ama demasiado. Divina decide ayudarlos finalmente invirtiendo en su bar, el cual vuelven un lujoso restaurant, de los más cotizados de Playa Bonita.

Wanda y Jorge Luis se casan en Las Reinas de la noche, ofreciendo una fiesta maravillosa con vista al mar, que dura mucho tiempo, una fiesta que dura muchos años, hasta la época actual... cuando todavía las luces de los escenarios se apagan pero el show de la vida debe continuar...

...Y vivieron felices para siempre.